El regalo estrella de estas navidades

Todos los años hay un regalo que llama más la atención que otros, todos los años unas cosas sobresalen más que otras y son las que se acaban en los almacenes. Este año lo que más se está vendiendo ante el asombro de los jugueteros y de los vendedores de videoconsolas y juegos electrónicos son los materiales escolares. Así, como lo oyes, ha habido una gran aceptación para la pizarra blanca y los rotuladores de colores. Parece ser que los niños vuelven a ser niños y quieren de nievo empezar a jugar con juguetes, pintar, escribir, dibujar, moldear con pasta plastilina, hacer recortes y jugar con juegos de mesa.

La era tecnológica es la que nos está acompañando estos últimos años, y no es de extrañar, los videojuegos cada vez se apoderan de más personas, son más reales, más adictivos, más comerciales y los niños los piden un año tras otro. Pero este año, aunque no ha bajado la venta de los juegos y las videoconsolas, también se ha notado un pequeño ascenso en la venta de productos para hacer manualidades, productos como tijeras y pegamentos, siliconas de colores, botes de brillantinas y papeles de mil colores y texturas diferentes, bolígrafos y rotuladores y cientos de cosas más.

La mayoría de los padres estamos encantados con este retroceso a la infancia, y ya nos hacemos a la idea de tener tardes de juegos en casa, tardes de temperas y acuarelas y de pintar  macarrones para hacer collares y guirnaldas, tardes de decorar cajas de zapatos y de crear muñecotes de plastilina. Esas tardes que tanto nos gustaban y que poco a poco hemos ido perdiendo y las hemos ido sustituyendo por tardes en las que los niño se la pasan con la tablet o el móvil o simplemente se encierran en sus habitaciones a jugar a la play o a la Xbox.

Sin duda preferimos las tardes de juegos en familia, pero la tecnología pisa fuerte y es una batalla difícil de ganar. Hasta los pequeños mas pequeños ya no quieren peluches ni muñecos, ya todos quieren móviles y maquinitas de las que los atontan. Por eso, si tienes la opción de hacer un regalo y quieres sorprender, prueba con una pizarra blanca o algo de material escolar, veras como triunfas, primero te miraran extrañados, pero después lo disfrutaran tanto o más que un jueguecito.