Estoy loco o me equivoco

Son muchos los que confunden psicología y psiquiatría, aunque ambas disciplinas son sobre la salud mental difieren una de la otra. Principalmente, el psiquiatra estudia medicina y se especializa en las enfermedades mentales, mientras que el psicólogo, para lograr esa experticia, estudia psicología y después debe especializarse en salud mental.

El psiquiatra trata y diagnostica enfermedades mentales, para ello atiende la parte fisiológica prescribiendo medicación u otra intervención que se considere necesaria, para que se equilibre la bioquímica del cerebro o el deterioro de la fisiología. Mientras que el psicólogo, además de tratar y  evaluar enfermedades mentales, también lo hace con los desórdenes mentales. Este, a pesar de conocer de farmacología, no debe ni puede prescribir ningún tipo de medicación.

A quién acudir ante un problema

Debe saber primero de qué tipo de inconveniente se trata, pero ¿cómo determina eso? Es preferible asistir primero al psicólogo. Un psiquiatra le hará estudios médicos que solo detectarán algún cambio en su cuerpo, mientras que el psicólogo puede evaluar su conducta y así determinar su padecimiento, quizás, sin necesidad de pasar por exámenes médicos.

Ellos, los psicólogos, no tratan solo a los locos, se encargan de desarrollar estrategias que le faciliten el ajuste y el manejo de sus emociones, pensamientos y conducta. Para muchos es reconfortante hablar con un psicólogo, ya que son muy buenos guías en el autoconocimiento de nuestro ser, aumentan la autoestima y el autocontrol, incluso puede ayudar a que alcance los objetivos personales que se haya trazado.

También analizan el entorno emocional y social del paciente, para ayudarle a que elimine las variables que pueden reforzar la patología que están presentando. Es decir, abarcan toda la vida de la persona para que la intervención le asegure una recuperación del problema que tuviese o que esté en la capacidad de superar la patología que padezca.

Puede resultar una especie de diario hablado y dirigido para nuestro bienestar, es una forma de liberarse de las ataduras que no nos permiten avanzar y evolucionar en seres felices y sentirnos completos.

Tomar la decisión de solicitar ayuda profesional es el primer y más importante paso, porque está aceptando que tiene un problema y está abierto a recibir ayuda. No obstante, no quiere decir que irá con cualquiera a contarle lo que le aqueja, debe ser un especialista capacitado. Una buena solución es consultando una web como guiadepsicologos, en donde encontrará los mejores profesionales en un solo lugar y tendrá la seguridad de estar en buenas manos.