Una pergola que ya nos venia haciendo falta

Con la primavera ya entre nosotros y los buenos días también, todos estamos deseosos de que el buen tiempo se atrinchere y no se vaya a ningún sitio ya. Por lo menos es lo que me pasa a mí, supongo que como el frío no me gusta nada estoy ansiosa de días buenos y de ir con poca ropa y dejar atrás los engorrosos abrigos, bufandas y gorros, sobre todo cuando vas con niños que resultan mucho más engorrosos todavía. Nosotros en casa ya con tantas ganas nos empezamos adelantar, con los pintores, la limpieza, preparar el patio para salir a cenar y comer fuera y así un montón de cosas que cuanto antes estén listas antes me harán saber que el verano está más cerca de lo que imaginamos. Este año mi patio es diferente es pequeño pero no nos impide tenerlo amueblado para pode disfrutarlo todo el verano, digo que es diferente porque el año pasado le pusimos una pérgola de madera, la verdad que le daba mucho el sol y era imposible salir hasta que el sol no terminada de esconder su último rayo, por lo que nos dificultaba mucho el poder salir a comer e incluso a merendar con los niños.

Todo cambió y mucho el día que fuimos a cenar a casa de unos amigos, ellos económicamente viven muy bien y tienen un patio espectacular con su jardín y piscina y la verdad que en metros es bastante grande, pero claro viendo la situación en la que está la casa a mí me extrañaba que el sol no diera de lleno en las horas en las que más calor suele hacer. Bajo mi total ignorancia le pregunté a mi amiga que ellos como hacían para poder desayunar o estar un rato sentados leyendo y cuál fue mi sorpresa cuando me abre una preciosa pérgola de madera y cubre todo el patio, claro era de noche y no había sol, pero pude ver perfectamente como cubría todo el patio. No dude en preguntarle donde la había comprado  y me dijo que me pusiera en contacto con virutalia que allí encontraría la ideal para mi patio, y así fue y este año podré disfrutar de mi patio durante todo el verano sin miedo a ser quemados por el sol, que aunque mucho me guste él en su sitio y yo en el mío y que se encargue solo de ponerme morena.